Introducción

Durante años, Lázaro Expósito, conocido como “el carnicero de Sant Guim” asesinó y devoró en su casa a más de 60 personas. En 2007, una de sus víctimas consigue escapar, pero cuando la policía llega a la casa, El Caníbal ya ha desaparecido sin dejar rastro. Desde entonces, su casa ha permanecido cerrada. A pesar de eso, los vecinos aseguran que en la finca ocurren cosas extrañas. Gemidos, lamentos, luces… Algunos creen que los espíritus de las víctimas siguen atrapados en la casa.
Ahora, Germán Expósito, el único pariente vivo del Caníbal, ha heredado la propiedad y abre sus puertas para los que la quieran visitar. ¿Qué paso con el Caníbal? ¿Qué ocurre realmente en la casa? Y lo más importante…

¿ Te atreves a entrar ?

La prensa habla del Caníbal de Sant Guim